martes, 2 de julio de 2013

Astrana-Mortillano-Peña Rocias

Esta es una ruta muy exigente y agotadora, tanto física como mentalmente, porque hay que andar mucho por terreno karstico y se necesita mucha resistencia y concentración para evitar accidentes.
La ruta empieza en Astrana, cerca de la iglesia, donde hay indicaciones de un PR que se dirige hacia el Hoyo Masayo. La subida empieza cómodamente por pista, pasando al lado del Mazo Grande y del Mazo Chico, hasta coger un desvío por el que nos aproximamos a la base rocosa del Mortillano. Por aquí hay que avanzar como se pueda, evitando los grandes hoyos del lapiaz y buscando los mejores pasos para seguir ascendiendo hasta la cima.
Después la ruta continúa hacia la cima de Peña Rocias pasando por el lado izquierdo de las porras del Mortillano, ya que el otro lado es totalmente intransitable.
Para llegar a Peña Rocias hay que atravesar otro gran hoyo y hacer varias trepadas entre las rocas, tras lo cual pasaremos cerca de la impresionante sima que tiene el mismo nombre que la cumbre. En el punto más alto no hay vértice ni buzón, sólo un montón de piedras. En días claros se ve Santander y el mar, Arredondo, la Sierra de Hornijo, Peña Lavalle, San Vicente...
La bajada se dirige hacia el Hoyo Salzoso pasando por la canal de las Segadas. En la mayor parte del recorrido hay que buscarse la vida e improvisar sobre la marcha, porque el terreno es durísimo y no hay ni rastro de caminos. Tampoco está claro por donde se puede andar mejor. A veces conviene andar sobre la roca pelada y otras ir hacia las zonas boscosas buscando terreno más blando. En todo caso, por todos lados abundan los hoyos, las simas y las cuevas y hay que tener mucho cuidado con donde se pisa. Además, hay rocas sueltas que se mueven cuando uno menos se lo espera, al pisarlas o agarrarse con las manos. Cuando por fin llegamos a las cabañas del Hoyo Salzoso, ya sólo queda seguir la pista que en unos 5 km nos lleva de vuelta al punto de partida.
























viernes, 25 de enero de 2013

Barcenas-Picon Blanco 21-ENE-13

Subida al Picón Blanco desde Bárcenas con nieve. Esta montaña está estropeada por los edificios militares en ruinas que hay en su cima y por la carretera que la atraviesa desde Espinosa hasta el Puerto de la Sía. Aún así merece la pena subir con nieve para disfrutar del paisaje y de las impresionantes vistas. Todo el recorrido va por pistas excepto la parte final de la bajada, donde hice un tramo campo a través y por terreno muy malo, lleno de brezos y arbustos. Esto se puede evitar buscando la pista que baja en diagonal a la pendiente y que se ve muy clara desde la cima del Picón. Así se completa la circular, subiendo por un lado del Barranco de la Cubilla y bajando por el otro.




 La subida resulta mucho más dura por la capa de nieve

Caseta de vigilancia en las instalaciones militares y al fondo el pico San Vicente

 Otra caseta, con Peña Lusa al fondo.

Las ruinas del acuartelamiento militar, que a estas alturas ya podrían haber derribado para dejar la zona limpia.

 Hay incluso un helipuerto

Panorámica desde la cima

 Porra de la Colina

 Mortillano

 La Rasa, Peña Lusa y el Picón del Fraile asomando al fondo, también con instalaciones militares en su cima

 Cumbres nevadas en todo lo que alcanza la vista



 Zalama

 El bosque que se atraviesa en la subida



Castro Valnera y Cubada Grande

 Crespas



 Castro Valnera y Pico de la Miel




viernes, 11 de enero de 2013

ZALAMA DESDE LA CALERA DEL PRADO

Subida a Zalama desde La Calera del Prado, un barrio del Valle de Karrantza que se encuentra justo en el límite entre Bizkaia y Cantabria, y muy cerca del límite con Burgos. La parte más bonita de la subida es cuando atravesamos el bosque que hay junto al arroyo en el que empieza el río Calera. En esta zona hay tramos en los que el camino se estrecha y casi desaparece, sobre todo cuando va saliendo hacia la loma de la montaña. Después el terreno es totalmente despejado y sin problemas hasta la cima.
La bajada la hice por el puerto de Los Tornos, desde donde bajé en bicicleta por la carretera. Para bajar a pie hay un camino que baja directamente, haciendo zetas, hasta La Calera.